Amigos transportistas:

Este ha sido un año duro para todos los ecuatorianos, pero no hay duda que el sector del transporte ha sido uno de los más golpeados. La pandemia nos paró a todos, pero sobre todo al transporte y la movilidad.

El confinamiento ha provocado una caída del 26% en las ventas del sector en lo que va de este año con respecto al anterior. Detrás de esa cifra hay conductores que han perdido su empleo; familias que han visto reducir sus ingresos; padres y madres a los que cada día les cuesta más esfuerzo poner comida en la mesa.

Hay miedo. Hay angustia. Los conductores que han podido continuar trabajando lo hacen de manera heroica: exponiéndose a la enfermedad y luchando por dar servicio a sus conciudadanos.

Y no podemos olvidarnos de aquellos conductores que murieron por el COVID, a quien debemos recordar y honrar con nuestro compromiso por sacar adelante al sector.

Quiero aplaudir su fortaleza ante la adversidad y así mismo, decirles que somos solidarios con ustedes. Que sentimos las dificultades que padecen y que venimos a ofrecerles soluciones reales a estos problemas muy reales.

Más del 75% de las unidades de transporte escolar están paradas desde la suspensión de clases presenciales en el país. Eso lo vamos a cambiar. No puede ser que la ley prohíba a las unidades de transporte escolar ofrecer otros servicios. El mundo cambia día a día, minuto a minuto, y la pandemia exige agilidad y capacidad para adaptarse a las nuevas circunstancias. La ley no puede atar de manos al ciudadano trabajador. La ley debe estar ahí para ayudarlo. vamos a cambiar esa ley para que los servicios de transporte escolar puedan adaptarse a la nueva realidad y así ustedes puedan ganarse el sustento otra vez.

Aliviaremos sus costos para que ganen más. Actualmente, algunos vehículos y partes tienen aranceles superiores al 20%. Nosotros los reduciremos y así bajaremos el costo de los vehículos y repuestos para que los transportistas ganen más. No tiene sentido que paguen tanto arancel a un estado corrupto que sólo se llevará el dinero que han conseguido arriesgando su vida en las calles.

Bajaremos las multas. Especialmente en época de pandemia no tiene sentido que las multas sigan siendo tan altas como para llegar al salario básico. Desde el Gobierno Central trabajaremos en coordinación con los GADs a fin de reducir las multas por infracciones de tránsito entre los diferentes cantones. Impulsaremos el trabajo comunitario y educación vial como mecanismo para reducir las multas de tránsito.

Debemos también trabajar por su seguridad, y eso implica mejores vías, especialmente en zonas rurales. Un ejemplo de ello es la falta de mantenimiento de la Vía Alóag-Santo Domingo.

Implementaremos también el sistema de mini cámaras personales para policías y agentes de tránsito que laboren en las carreteras más transitadas del país. Las mini cámaras han mostrado ser un importante mecanismo para combatir actos ilícitos, ya que estas no pueden apagarse durante la jornada laboral.
El camino ha sido y seguirá siendo duro, pero la capacidad para cambiar está en nosotros. Nuestra fe, nuestras fuerzas, nuestras ganas de servir están intactas. Con el esfuerzo de todos, con la capacidad de todos, cambiaremos para siempre el destino del Ecuador

Guillermo Lasso.