06 de marzo de 2020

MANO DURA CONTRA LA CRIMINALIDAD E INSEGURIDAD

Las familias ecuatorianas sufren de la incapacidad del Gobierno para brindarles un sistema de seguridad efectivo. En la ciudadanía, existe un constante temor ante el alto riesgo de ser víctimas de un robo. Las cifras no mienten. En 2019, se registraron 30.933 casos de robos a ecuatorianos, representando un incremento de 2.840 casos en relación a lo reportado en 2018.

Igual de preocupante es la cifra de homicidios intencionales que supera las mil causas por año. De acuerdo al Instituto Nacional de Estadísticas y Censos, la cifra de homicidios intencionales en 2019 llegó a 1.178 personas, aumentando en 187 casos respecto al 2018.

Lo más penoso son los casos denunciados de violación, los cuales son 5 veces superiores a los casos de homicidios intencionales. La corrupción y poca efectividad del sistema judicial hace imposible la detención y encarcelamiento de los criminales.

El Gobierno debe imponer mano dura a tanta criminalidad e inseguridad en nuestro país. El Estado debe concentrar sus esfuerzos en lograr tres medidas fundamentales que garanticen seguridad a la ciudadanía: 1) Una alta especialización y respaldo a la policía nacional para desintegrar a las principales bandas criminales; 2) Una reforma integral al sistema carcelario para impedir que los criminales continúen operando desde las cárceles; 3) Cambios normativos en el sistema judicial que permitan procesos eficaces para los delitos con mayor concurrencia en nuestro país.

La criminalidad e inseguridad es una de las heridas sociales que afectan a todo el país, y no exclusivamente a las víctimas. A partir de mayo de 2021, bajo mi liderazgo, el Gobierno ecuatoriano combatirá con MANO DURA la criminalidad e inseguridad, con el objetivo de velar por la justicia y seguridad de todas las familias ecuatorianas.

Artículos anteriores
[display-posts category="blog"]