NUESTRA PROPUESTA PARA LA RECONSTRUCCIÓN

NUESTRA PROPUESTA PARA LA RECONSTRUCCIÓN
Jueves, Abril 21, 2016 - 17:00

He podido constatar el trágico impacto que el terremoto ha tenido, en miles de vidas. Se trata de pérdidas humanas y materiales que requieren de una acción inmediata por parte de aquellos comprometidos con la vida pública. Y, como millones de ecuatorianos, estamos muy atentos a la respuesta del Gobierno, primero para colaborar plenamente, y luego para aportar ideas que vayan en beneficio de los afectados.

Para la reconstrucción de los bienes de propiedad pública, el Gobierno propone un incremento temporal de impuestos que muchos estamos dispuestos a asumir. 

Todos conocen mi posición en materia de política tributaria, la cual es diametralmente opuesta a la del Gobierno. Pero, por respeto a las víctimas del terremoto, no es momento para exponer diferencias ideológicas sino para encontrar soluciones posibles hoy.

No vamos a salir de esta crisis si nos enfocamos en la recaudación, en sacar dinero de los ciudadanos. Tenemos que pensar en incentivos, en despejar el camino de la sociedad civil para que esta pueda resurgir con fuerza. Con esto en mente, propongo lo siguiente: 

1. La creación del FONDO DE RECONSTRUCCION para administrar los recursos destinados a la reconstrucción de las áreas afectadas, cuya sede administrativa deberá estar en Portoviejo. Los recursos a obtener provendrán de impuestos temporales, venta de activos del Estados, créditos y donaciones locales y del exterior. Estos deberán ser depositados en su totalidad en las cuentas del fideicomiso que se cree para el caso, el cual deberá tener el ÚNICO PROPÓSITO de financiar la reconstrucción de obras públicas en las áreas afectadas.

Por otra parte, las obras de reconstrucción tienen que estar en manos de los Prefectos, Alcaldes y Juntas Parroquiales—con quienes además el Gobierno Central debe ponerse al día en sus obligaciones financieras. No es necesario crear nuevas instancias burocráticas, menos aún en la situación de escasez que nos encontramos. Debe primar la eficiencia y la eficacia. No podemos darnos el lujo de crear nuevos focos de gasto.

2. Para la reconstrucción de los bienes de propiedad privada propongo la REDUCCIÓN/EXONERACIÓN TEMPORAL DE IMPUESTOS en los territorios afectados más severamente por el terremoto, en las provincias de Manabí y Esmeraldas. Liberarlos de lastres tributarios y burocráticos para que despeguen y reencuentren el camino de la prosperidad. Más aún, los incrementos tributarios anunciados por el Gobierno no deberían afectar a los habitantes de esos sectores. De ninguna manera. 

Porque han sido golpeados productores y comerciantes. Muchos de ellos me han relatado una profunda desesperación financiera. 

3. Para facilitar las donaciones locales e internacionales, he propuesto un PROYECTO DE LEY DE SOLIDARIDAD TRIBUTARIA que se lo envié al Presidente de la República, elaborado con mucha seriedad por nuestro equipo. Esperamos sea considerado, porque serviría para que la solidaridad demostrada hasta hoy siga fluyendo con mayor intensidad.

4. La SOLIDARIDAD DEBE VENIR EN PRIMER LUGAR DEL GOBIERNO. El ajuste no puede recaer primordialmente en los ciudadanos. El ejemplo debe venir del Estado. Particularmente porque la situación económica estaba ya en proceso de contracción y estos nuevos impuestos pueden afectar aún más la economía. Hay que ser mucho más específico en la promesa de venta de activos del Estado, definiendo qué, cuáles, cuánto y cómo. 

Este es el momento de la solidaridad, pero también de la prudencia. Debemos ser pragmáticos. Visitar las poblaciones afectadas me dejó claro que no podemos caer en el enfrentamiento estéril ni encapsularnos ideológicamente. Debemos buscar soluciones. Hay personas desaparecidas aún, niños sin techo, gente sin hogar. No podemos equivocarnos, simplemente no podemos.

Espero que el señor Presidente de la República acepte estas sugerencias, que desarrollaré con detenimiento en días posteriores. Son hechas con profundo respeto pero con total decisión de ayudar.

Noticias Relacionadas